X
GO

HERALD ARTICLES
EL BÁCULO DEL OBISPO: Contemplando la Encarnación
Bishop James R. Golka

EL BÁCULO DEL OBISPO: Contemplando la Encarnación

por el obispo James R. Golka

La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y verdad. - Juan 1, 14

En el cuarto domingo de Adviento, las lecturas de la Misa pasan del ministerio de San Juan Bautista a la narración del nacimiento de Jesús. Este próximo fin de semana “nos preparamos para el aterrizaje” y nos preparamos para el asombroso y escandaloso nacimiento de Nuestro Señor.

¿Por qué es “escandaloso” el nacimiento de Jesús? Si consideramos todo lo que implica la natividad de Jesús y la verdad de que Dios se hizo hombre, resulta maravillosamente inquietante. En primer lugar, el Dios que hizo el universo entero y todo lo que hay en él eligió nacer no en una maternidad ni siquiera en un motel barato, sino en un lugar donde viven animales. Su primera cuna fue un pesebre. No hubo fiesta de revelación del sexo, ni baby shower, ni publicaciones en Facebook, ni siquiera controles postnatales. Dios entró en la existencia humana sin fanfarria ni reconocimiento. Desde sus humildes comienzos, Jesús se pasaría la vida tendiendo la mano a quienes el mundo pasaba por alto y despreciaba. Al hacerse pobre y oscuro, Jesús muestra una solidaridad real con los demás, que también son pobres y oscuros. Primero como embrión, luego gestándose a lo largo del embarazo de María, señala la dignidad del no nacido. Más adelante, cuando dice: “Todo lo que hicieron a uno de estos más pequeños, a mí me lo hicieron”, vemos hasta qué punto Jesús se identificó con los que sufren y son “los más pequeños”. En lugar de adoptar la lógica del mundo de que la riqueza, el éxito, la salud, la prosperidad y la comodidad son necesarios para una “buena vida”, podemos ver que Dios está íntimamente cerca de nosotros, especialmente cuando estas cosas faltan. La solidaridad de Dios con la humanidad es tan asombrosa porque no se limita a decir “estaré a tu lado si me necesitas”, sino que se hace realmente presente entre nosotros en la carne y la sangre de Jesucristo. Es solidario con nosotros en nuestros momentos “más bajos”. Aunque pequemos, no nos “cancela” ni hace las maletas y se va a casa. Se ha comprometido y, una vez que ha tomado nuestra carne, no vuelve a prescindir de ella. Jesús literalmente tiene “su piel en el juego”.

El otro escándalo de la Encarnación del Hijo de Dios es lo que los teólogos llaman el escándalo de la particularidad. Es decir, al actuar Dios en la historia humana, actúa de una manera muy concreta, en un tiempo y un lugar determinados. Y no de otra manera o en otro momento o lugar. ¿Por qué se elige a Israel por encima de cualquier otra nación? ¿Por qué Jacob y no Esaú? ¿Por qué María y no otra persona? ¿Por qué Belén y no Roma? ¿O Jerusalén? ¿Por qué era (es) Dios tan selectivo? C.S. Lewis lo describió como “antidemocrático, en grado sumo”. Pero esa es la cuestión. La obra de salvación de Dios no es una respuesta al esfuerzo humano. Es completamente iniciativa de Dios. Y aunque podamos sentirnos incómodos con los particularismos selectivos, porque indican exclusividad, hay algo cuando se trata de la Encarnación del Hijo de Dios que no podemos ignorar. Jesús es el Salvador, no Buda, ni Mahoma, ni un gurú, ni un presidente, ni un director general. Jesús es el único Salvador. Y en ningún otro se encuentra la salvación; ya que no se ha dado a los hombres sobre la tierra otro Nombre por el cual podamos ser salvados (Hechos 4, 12). En otras palabras, el cielo es comunión eterna con Dios y no hay comunión eterna con Dios aparte de Jesucristo. Sin embargo, se hizo tan amable y manso que no temimos acercarnos a él.

Estos dos elementos, la solidaridad de Jesús con los últimos y la necesidad de Jesús para la salvación, deben mantenerse unidos. De lo contrario, podríamos caer en la tentación de un elitismo aislado, por un lado, o de un universalismo diluido, por otro. La tensión ayuda a revelar el verdadero misterio de la Navidad. El Niño Jesús asume en sí mismo la pobreza de la humanidad con su incapacidad para salvarse a sí misma. No cabe duda de que Dios ha venido en nuestra ayuda, no con una abstracción o un pagaré, sino de verdad. Necesitamos ayuda. Y Jesús es esa ayuda.

En estos últimos días de nuestro Adviento de preparación para la Navidad, deberíamos dedicar algún tiempo a rezar con las palabras de San Juan de la Cruz: “Dios ha dicho tanto sobre tantas cosas a través de su Palabra que no se necesita nada más, ya que lo que reveló parcialmente en el pasado a través de los profetas, lo ha revelado ahora completamente al darnos al Todo, que es su Hijo”.

Por favor, sepan de mi amor por ustedes como su obispo y mis oraciones mientras celebramos la fiesta del nacimiento de nuestro Salvador.

Previous Article Benedictine Sister Olive Therese Geiger dies at age 90
Next Article FEATURED MOVIE REVIEW: Black Panther: Wakanda Forever
Print
155 Rate this article:
No rating

Bishop James R. GolkaBishop James R. Golka

Other posts by Bishop James R. Golka
Contact author
Please login or register to post comments.

Contact author

x
HERALD HEADLINES

Jay Barnwell, Director of Stewardship for Our Lady of the Pines Parish, dies at age 74

Linda Oppelt 0 156 Article rating: No rating

COLORADO SPRINGS. Jay Barnwell, who served as Director of Stewardship for Our Lady of the Pines Parish in the Black Forest section of Colorado Springs, died Dec. 21, 2022. Mass of Christian Burial was celebrated Jan. 13 at Our Lady of the Pines.

Deacon Lynn Sherman dies at age 76; played key role in building St. Benedict Church in Falcon

Linda Oppelt 0 154 Article rating: No rating

ALEXANDRIA, Va. Deacon Lynn Sherman, a retired deacon of the Diocese of Colorado Springs, died Dec. 26 in Virginia. Mass of Christian Burial was celebrated Jan. 11 at Blessed Sacrament Church in Alexandria, followed by burial at Bethel Cemetery. 

BLESSINGS IN BLOOM: House Plants

By Kerry Peetz

Kerry Peetz 0 139 Article rating: No rating

We all appreciate the scenic beauty of nature. In our diocese we are blessed with the Rocky Mountains; they are practically at our doorstep. Just a step outside, a nod to the west and the vision of the mountains brings us closer to nature and to God. The top of Pikes Peak is nestled right under heaven and, as sure as the air is crisp, many a prayer has been prayed there.

Revive Alive, Jan. 20, 2023

- The Eucharistic Revival in the Diocese of Colorado Springs

Linda Oppelt 0 149 Article rating: No rating

The Eucharist commits us to the poor. To receive in truth the Body and Blood of Christ given up for us, we must recognize Christ in the poorest, his brethren:

‘You have tasted the Blood of the Lord, yet you do not recognize your brother, . . . You dishonor this table when you do not judge worthy of sharing your food someone judged worthy to take part in this meal . . . God freed you from all your sins and invited you here, but you have not become more merciful.’ — Catechism of the Catholic Church, No. 1397 (quote from St. John Chrysostom).

Head of Eucharistic Revival exhorts faithful to ‘live a eucharistic life’

by Deacon Rick Bauer

Deacon Rick Bauer 0 273 Article rating: No rating

COLORADO SPRINGS. On Jan. 7, priests and deacons from the Diocese of Colorado Springs gathered for a day of inspiration, reflection, discussion, and prayer. Co-led by Bishop Andrew Cozzens, chairman of the  Evangelization and Catechesis Committee for the United States Conference of Catholic Bishops (USCCB), and Bishop James Golka, the morning activities at St. Gabriel Parish featured an extensive reflection on the Eucharist by Bishop Cozzens, including a detailed plan for the three-year Eucharistic Revival that he has been tasked with organizing.

RSS
1345678910Last