Printable Version Printable Version

LA VOZ DEL OBISPO: Las buenas y las malas noticias para el movimiento pro-vida

By EXCMO. y RVDMO. MONS. MICHAEL SHERIDAN
10/04/2019 | Comments

Cada octubre, los católicos de todo Estados Unidos observan el Mes del Respeto a la Vida.    Este año hay buenas noticias, hay malas noticias y hay más malas noticias.

Primero, las buenas noticias.  Los estudios muestran que el número de abortos en los Estados Unidos está en su punto más bajo desde el caso Roe v. Wade en 1973.  Los números de abortos no siempre son tan exactos como nos gustaría, debido al hecho de que el reporte de abortos varía en todo el país. El Instituto Guttmacher reportó que en 2017 hubo 862,320 abortos en los Estados Unidos, en comparación con 1,4 millones veinte años antes. Estas cifras son similares a las publicadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

 Las encuestas también muestran que cada vez menos estadounidenses se inclinan a ver el aborto como un «derecho» o incluso como una opción aceptable. Si esta forma de pensar continúa, es posible que veamos el fin del aborto legalizado en nuestro país. Las oraciones y el trabajo de la comunidad provida en nuestro país están dando frutos. ¡Gracias a Dios!

Los avances en la ciencia médica nos han proporcionado una imagen cada vez más clara de la vida en el útero.  Cuando las madres embarazadas tienen la oportunidad de ver a sus hijos nonatos por medio del ultrasonido, a menudo están convencidas de que se trata de seres humanos reales. ¿Es de extrañar que las personas que están involucradas en la industria del aborto en nuestro país hagan cualquier cosa para asegurarse de que una mujer con un embarazo no planeado nunca vea a su hijo nonato? 

Ahora las malas noticias.  El aborto a pedido sigue siendo la ley del país. Los bebés nonatos siguen siendo asesinados.  Cada vez más madres y padres, víctimas vivas del aborto, siguen llorando la pérdida de sus hijos. ¿Cómo llegamos al punto de matar a nuestros propios hijos? Estoy convencido de que comenzamos en este curso hace más de 40 años, cuando la mayoría de los católicos estadounidenses comenzaron a rechazar la enseñanza de la Iglesia sobre el control artificial de la natalidad. Cuando el mundo clamaba por que la Iglesia «se pusiera al día» en los años 60, e incluso muchos católicos esperaban que la Iglesia cambiara su enseñanza sobre la anticoncepción, el Papa Pablo VI reafirmó valientemente la enseñanza constante de la Iglesia al declarar que la Iglesia nunca ha condonado y nunca condonará la anticoncepción, lo cual es siempre una negación de la vida.  

La práctica generalizada de la anticoncepción ha servido para convencer a muchas personas de que las relaciones sexuales y el embarazo no tienen por qué tener nada que ver entre sí. Cuando se usan anticonceptivos, se previene la vida.  Pero es precisamente la mentalidad anticonceptiva la que ha dado lugar al holocausto del aborto. Si la vida no deseada se puede prevenir con anticonceptivos, es un pequeño paso para terminar con la vida no deseada mediante el aborto.  Es un hecho que la mayoría de los abortos tienen lugar en el mismo mes en que ocurre el embarazo.

Las palabras de la encíclica Humanae Vitae de 1968 del Papa Pablo VI son ominosas:  «Los hombres rectos podrán convencerse todavía de la consistencia de la doctrina de la Iglesia en este campo si reflexionan sobre las consecuencias de los métodos de la regulación artificial de la natalidad. Consideren, antes que nada, el camino fácil y amplio que se abriría a la infidelidad conyugal y a la degradación general de la moralidad. No se necesita mucha experiencia para conocer la debilidad humana y para comprender que los hombres, especialmente los jóvenes, tan vulnerables en este punto tienen necesidad de aliento para ser fieles a la ley moral y no se les debe ofrecer cualquier medio fácil para burlar su observancia. Podría también temerse que el hombre, habituándose al uso de las prácticas anticonceptivas, acabase por perder el respeto a la mujer y, sin preocuparse más de su equilibrio físico y psicológico, llegase a considerarla como simple instrumento de goce egoísta y no como a compañera, respetada y amada» (n. º 17).

Lo que fue descartado por muchos en 1968 como las predicciones fanáticas del Papa se ha convertido en algo común.  La denigración de las mujeres como medio de placer sexual para los hombres se da por sentada ahora que se ha convertido en el material del que se hacen las comedias televisivas y cinematográficas.

Y ahora... más malas noticias. Hemos entrado en la era del infanticidio en nuestro país. ¿Quién puede olvidar la obscena celebración de los bebés en Nueva York que nacieron y fueron dejados morir porque no eran deseados? Peter Singer, profesor titular de bioética en la Universidad de Princeton, ha sostenido durante varios años que «los bebés humanos no nacen con conciencia de sí mismos ni son capaces de comprender que existen en el tiempo. No son personas». Pero, dice Singer, los animales son conscientes de sí mismos y, por lo tanto, «la vida de un recién nacido tiene menos valor que la vida de un cerdo, un perro o un chimpancé» (cf. «Ética práctica»). En ese mismo libro, Singer sugirió que «un período de 28 días después del nacimiento podría permitirse antes de que se acepte que un niño tiene el mismo derecho a vivir que los demás».

Habiendo comenzado ya un nuevo ciclo de votación, por favor recuerden que los católicos no deben rehuir la obligación de afirmar los valores y principios que consideramos esenciales para el bien común, comenzando por el derecho a la vida de cada ser humano.

(Traducido por Luis Baudry-Simón.)


About Disqus Comments

Our Disqus commenting system requires Internet Explorer 8 or newer. Also works with Firefox, Safari, Chrome, and Opera.

An account with Disqus is not required if you post as a guest, but a name and Email address must be entered in the appropriate boxes. These DO NOT have to be your actual name and email address.

  1. Click the "Start the Discusson" field
  2. Click the "Name" field and enter it.
  3. Check the "I'd rather post as a guest" box.
  4. Click the Email field and enter it.

Comments may not show immediately. Moderator reserves the right to remove offensive or irrelevant posts.


comments powered by Disqus