Printable Version Printable Version

LA VOZ DEL OBISPO: La pandemia es un llamado a una oración más profunda

By EXCMO. y RVDMO. MONS. MICHAEL SHERIDAN
03/20/2020 | Comments

Les escribo esta carta sólo tres días después de que anunciáramos que las misas y otras reuniones más grandes se suspenderían hasta el fin del mes. Nunca hubiera pensado que estaríamos en una situación como esta. Pero aquí estamos, y espero que todos intentemos sacar el máximo provecho de ello.

Conocemos bien la histeria que parece estar impulsando todo en estos días. Les aseguro que la decisión de cancelar las misas públicas no se tomó porque los obispos nos hemos visto envueltos en esa histeria. Cuando nos reunimos el viernes pasado para discutir cuál sería nuestra respuesta al virus, la decision de suspender la celebración pública de las misas no fue fácil de tomar. Nos entristeció a todos, pero, al final, creemos que es un medio necesario para ayudar a detener la propagación de este virus mortal.

Los profesionales medicos nos advierten que no creamos que el coronavirus es simplemente otra forma de gripe. Hay similitudes entre los dos: tienen síntomas casi idénticos, y ambos son intratables con antibióticos. Pero hay diferencias significativas, y son precisamente esas diferencias las que han ocasionado esta respuesta bastante drástica.

En primer lugar, debemos reconocer el hecho de que no existe una vacuna para el COVID- 19, mientras que hay varias vacunas para la gripe. Además, como la gripe existe desde hace 2.000 años, hemos desarrollado una cierta resistencia a ella que no tenemos para el coronavirus. Aunque hasta ahora han muerto relativamente pocas personas a causa del virus, Anthony Gauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, estima que este nuevo virus es 10 veces más letal que la gripe estacional.

Esto no es histeria. Estos son hechos, o al menos son los hallazgos de los profesionales médicos. Debido a que el virus se transmite de persona a persona por medio de gotas en el aire al estornudar, toser o incluso hablar, sería irresponsible seguir invitando a un gran número de personas a que vengan a la iglesia, se sienten juntas y quizás se enfermen o transmitan el virus a otra persona sin saberlo. Deben evitarse las grandes reuniones de personas en lugares cerrados.

Hay varios puntos que me gustaría mencionar:

1. Cuando uno, sin culpa alguna, no pueda asistir a la misa, pero está debidamente dispuesto a recibir dignamente la sagrada comunión, podrá hacer lo que se conoce como una comunión espiritual, y así recibir las gracias del propio sacramento. Esta es la enseñanza de la Iglesia.

2. Por favor, recen el Rosario todos los días, pidiendo a nuestra Madre celestial que interceda por nosotros, especialmente por aquellos que sufren del virus. Encontrarán al lado izquierdo de esta pagina un oración que fue escrita para nuestra situación. Recen, también, la Coronilla de la Divina Misericordia.

3. Recen en solidaridad con los fieles católicos que no pueden asistir a misa regularmente debido a la escasez de sacerdotes, en las misiones y en algunos lugares de nuestro propio país.

4. No pierdan la esperanza. Dios siempre está con nosotros. Si él puede sacar el bien de la muerte de su propio hijo, ciertamente puede sacar el bien incluso con esta crisis.

5. Este virus, como sabemos, está afectando negativamente a nuestras economías y a nuestros propios bolsillos. Por favor, continúen dando lo que puedan para el apoyo financier de su parroquia. Sin un apoyo financiero continuo las parroquias tendrán que cerrar la mayoría de los ministerios hasta que la situación mejore. Nadie quiere que eso suceda.

6. Finalmente, quiero pedir disculpas a nuestros sacerdotes, algunos de los cuales han recibido correos electrónicos muy desagradables de los «fieles» sobre las decisiones que he tomado. Si alguien tiene la necesidad de escribir ese tipo de correo electrónico, por favor envíenmelo a mí. Nuestros sacerdotes no se merecen esto.

Ninguno de nosotros sabe cuánto tiempo durará esta situación. Podemos enfadarnos por ello, o podemos aumentar y profundizar nuestra oración para que Dios la termine pronto.

(Traducido por Luis Baudry-Simón)


About Disqus Comments

Our Disqus commenting system requires Internet Explorer 8 or newer. Also works with Firefox, Safari, Chrome, and Opera.

An account with Disqus is not required if you post as a guest, but a name and Email address must be entered in the appropriate boxes. These DO NOT have to be your actual name and email address.

  1. Click the "Start the Discusson" field
  2. Click the "Name" field and enter it.
  3. Check the "I'd rather post as a guest" box.
  4. Click the Email field and enter it.

Comments may not show immediately. Moderator reserves the right to remove offensive or irrelevant posts.


comments powered by Disqus