Printable Version Printable Version

EL BÁCULO DEL OBISPO: El ministerio del Proyecto Raquel es de vital importancia

By EXCMO. y RVDMO. MONS. JAMES GOLKA
05/20/2022 | Comments

El aborto está rodeado de una nube de irrealidades y falsedades.  Parte de esto se debe a la angustia emocional.  Una parte se debe a omisiones y mentiras. Es un mal que rara vez dice su nombre.  A veces se llama “elección”. A veces se llama “procedimiento”. A veces se llama “derechos de salud de las mujeres”.  

En realidad, siempre acaba con una vida humana. Una futura madre no deja de serlo porque haya abortado. Muchas mujeres se dan cuenta después y se arrepienten amargamente de su elección. Se sienten avergonzadas y culpables. Se sienten desvalorizadas y explotadas. Se sienten inútiles y deprimidas. Algunas pueden incluso sentir que Dios nunca les perdonará por lo que han hecho.

El Proyecto Raquel es un ministerio para mujeres y hombres que han estado involucradas en un aborto. Es una red de sacerdotes, hermanas o hermanos religiosos, consejeros y laicos especialmente formados que atienden a quienes sufren las consecuencias del aborto.

Además de remitir para la Reconciliación sacramental, el ministerio proporciona una variedad de servicios, como asesoramiento pastoral, grupos de apoyo, retiros y remisiones a profesionales de la salud mental con licencia. Está abierto a personas de todas las religiones o sin religión. En esta diócesis tenemos la suerte de contar con un capítulo propio (https://www.diocs.org/Respect-Life/Post-Abortion-Healing).

Ningún pecado es imperdonable. El peor pecado cometido en la historia de la humanidad fue la crucifixión y muerte del Hijo de Dios encarnado. Sin embargo, incluso desde la cruz, Cristo pronunció palabras de perdón. Todavía dice esas palabras.

Puede ser difícil para una mujer escucharlas tras un aborto. Sus emociones pueden anular cualquier otra concientización. Además de la culpa, ella puede sentir rabia por haber sido engañada. Puede sentirse desconectada de su familia y amigos, incluso de Dios. Muchas se encuentran hablando en silencio con el hijo que han perdido.

La reacción puede no ser tan intensa para el hombre. Puede haber participado en el acto proporcionando el pago o el transporte. Puede haber insistido en el aborto. Y puede que con el tiempo se dé cuenta de lo que ha hecho. O bien puede no haber participado. Es posible que no haya tenido nada que decir sobre la supervivencia de su hijo y que esté sufriendo un duelo total.

En cualquiera de los casos, los familiares y amigos pueden ser conscientes de la situación, deseando ser solidarios pero sin saber cómo serlo.

Cualquiera que se acerque al Proyecto Raquel se encontrará, en primer lugar, con personas que se preocupan, con personas que muestran compasión. El ministerio no acumula la culpa. Sabe que está lidiando con la ruptura y el arrepentimiento. No pretende agravarlos. En lugar de ello, ofrece acogida y gracia.

Una primera necesidad puede ser la de la reconciliación. En el Proyecto Raquel participan sacerdotes formados para tratar esta necesidad con delicadeza. Encarnan la misericordia y el amor del propio Jesús. Cuando el penitente nombra su pecado, su maldad puede ser gravosa, pero Jesús siempre perdona.

Desde 1973, cuando la decisión Roe v. Wade legalizó el aborto, se calcula que veintiocho millones de mujeres en Estados Unidos han tenido uno o más abortos. Eran mujeres que se sentían desafiadas y estresadas por las circunstancias que rodeaban el embarazo. Las personas en las que normalmente confiarían para recibir apoyo en circunstancias difíciles no pudieron, no quisieron o no estuvieron disponibles para ayudar con el embarazo de crisis. Los novios decían que no estaban “preparados para la paternidad”. O los maridos dijeron que no estaban preparados para otro hijo. Una mujer que carece del apoyo y el estímulo del padre para ayudar a criar al niño es más probable que elija el aborto.

Es posible que este verano el Tribunal Supremo de EE.UU. restrinja o incluso anule la decisión Roe. Lo que decida creará sus propios retos culturales y políticos. Una cosa que no cambiará es la angustia de las mujeres que se arrepienten de su decisión de abortar. El Proyecto Raquel está ahí para ayudar. Nuestro Dios es un Dios de misericordia y compasión. Con él siempre hay una acogida para el arrepentido, y la Iglesia trata de encarnar esa acogida.

(Traducido por Luis Baudry-Simón)


About Disqus Comments

Our Disqus commenting system requires Internet Explorer 8 or newer. Also works with Firefox, Safari, Chrome, and Opera.

An account with Disqus is not required if you post as a guest, but a name and Email address must be entered in the appropriate boxes. These DO NOT have to be your actual name and email address.

  1. Click the "Start the Discusson" field
  2. Click the "Name" field and enter it.
  3. Check the "I'd rather post as a guest" box.
  4. Click the Email field and enter it.

Comments may not show immediately. Moderator reserves the right to remove offensive or irrelevant posts.


comments powered by Disqus