Printable Version Printable Version

LA VOZ DEL OBISPO: Otra forma de vida consagrada

By EXCMO. y RVDMO. MONS. MICHAEL SHERIDAN
08/19/2016 | Comments

Estamos muy conscientes de que, durante el Concilio Vaticano II, se restauró el diaconado como orden permanente de la Iglesia. De lo que podemos no estar tan conscientes, es de la restauración, que se dio en el mismo concilio, del antiguo rito de Consagración a la Vida de Virginidad de las Mujeres que viven en el mundo.

La virginidad consagrada es la forma más antigua de vida consagrada en la Iglesia. Antes de que las mujeres formaran las órdenes religiosas y vivieran como monjas, eran consagradas por el obispo a una vida de virginidad. Sta. Agnes, Sta. Ágata, Sta. Cecilia y Sta. Lucía son vírgenes consagradas de los primeros años del cristianismo. Con el surgimiento de la vida monástica en el siglo VI, la consagración de las vírgenes “que viven en el mundo” empezó a desaparecer; pero ahora, esa antigua consagración ha sido restaurada en la Iglesia.

Una mujer que vive en el mundo y que nunca se ha casado o vivido en abierta violación a la castidad, una mujer de prudencia y buen carácter se considera adecuada para ofrecerse a sí misma a una vida de castidad al servicio de la Iglesia y a las obras de misericordia como virgen consagrada.

Una mujer que ha sido consagrada virgen, que vive en el mundo, responde a una vocación única de Dios. Ella no es cuasireligiosa, tampoco está en el proceso de convertirse en religiosa. Ella no ha tomado votos, y es libre de seguir cualquier espiritualidad aprobada por la Iglesia. Ella no vive en una comunidad religiosa, sino que sigue siendo responsable de su propia manutención financiera.

Todo esto diferencia a la virgen, que vive en el mundo, de la religiosa consagrada que vive en comunidad. La virgen consagrada que vive en el mundo, específicamente se dedica a orar por su diócesis y especialmente por su clero. La consagración crea un vínculo especial entre ella y su obispo, que se expresa en que la virgen comparte íntimamente la misión de la Iglesia local. Esto se manifiesta, sobretodo, en su oración por la Iglesia, especialmente en la Liturgia de las Horas, la Misa diaria y sus obras de misericordia.

La virgen consagrada es la expresión perfecta de la relación nupcial de Dios con su pueblo. Al comenzar el Antiguo Testamento, Dios se revela así mismo como el Novio de su pueblo escogido, su Novia. La culminación de esta revelación es Jesucristo mismo, el Novio de la Iglesia. Hay dos expresiones de esta relación nupcial en la Iglesia. Está la del Sacramento del Santo Matrimonio, donde la unión marital de un hombre y una mujer es un signo del propio amor de Cristo por su Iglesia.

Además está la otra expresión, que es la virginidad. La virgen consagrada representa la perfección de la relación nupcial en el cielo. El Rito de la Consagración de las Vírgenes que viven en el mundo, le habla directamente a la que va a ser consagrada: “La Iglesia es la Novia de Cristo. Este título de la Iglesia fue dado por los padres y doctores de la Iglesia a aquellos que como tú nos hablan del mundo por venir, donde no hay matrimonio o entrega en el matrimonio. Tú eres un signo del gran misterio de la salvación, proclamado al principio de la historia humana y que alcanza su realización en la alianza del matrimonio entre Cristo y su Iglesia”.

El lunes, día de la Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María, consagré a Tara Stone, feligrés de la parroquia St. Peter en Monument. Tara se úne al grupo de Georgia Ann Fucik y Joyce Stolberg como las vírgenes consagradas en nuestra diócesis. A menos que conozcan a estas mujeres personalmente, es poco probable que las reconozcan o sean conscientes de su vocación especial. Ellas no visten el hábito de religiosas ni se ganan la vida participando en un apostolado de la Iglesia. Sin embargo, oran por nosotros todos los días y por eso les pido que ustedes también oren por ellas.

Encomendamos nuestras vírgenes consagradas a María, Virgen Madre de Nuestro Señor y Reina de las Vírgenes.

(Traducido por Carmen y Rudy López de la Catedral Santa María.)



About Disqus Comments

Our Disqus commenting system requires Internet Explorer 8 or newer. Also works with Firefox, Safari, Chrome, and Opera.

An account with Disqus is not required if you post as a guest, but a name and Email address must be entered in the appropriate boxes. These DO NOT have to be your actual name and email address.

  1. Click the "Start the Discusson" field
  2. Click the "Name" field and enter it.
  3. Check the "I'd rather post as a guest" box.
  4. Click the Email field and enter it.

Comments may not show immediately. Moderator reserves the right to remove offensive or irrelevant posts.


comments powered by Disqus