Printable Version Printable Version

LA VOZ DEL OBISPO: Nuevos protocolos de denuncia de abusos contra obispos

By EXCMO. y RVDMO. MONS. MICHAEL SHERIDAN
06/21/2019 | Comments

Habiendo regresado recientemente de la Asamblea de Primavera de los obispos de los Estados Unidos, ofrezco aquí un resumen del trabajo realizado para asegurar que cualquier denuncia de acusación de abuso sexual de menores o adultos vulnerables de los obispos sea seguida de manera oportuna y efectiva.

Nosotros, los obispos reunidos, aprobamos tres documentos relacionados con la denuncia y la investigación de denuncias de abuso o el mal manejo intencional de estos casos por parte de los obispos.  Una trata de los obispos que fueron destituidos o renunciaron a su cargo por razones de abuso sexual o mal manejo intencional de casos (Protocolos).  Se reafirman los compromisos de los obispos de vivir según el Evangelio y de ponerse bajo los mismos estándares elevados aplicados a los sacerdotes, diáconos y personal laico (Compromisos).  Y el último documento trata específicamente sobre el reporte y la investigación de las quejas contra los obispos (Directivas).  Es a este último documento al que llamo especialmente su atención.

Recordarán que en el último encuentro de los obispos en noviembre nos propusimos promulgar estos mismos tres documentos.  El Santo Padre nos pidió que nos abstuviéramos por el momento, hasta después de la cumbre que se celebró en Roma en febrero.  Mientras tanto, el Papa publicó una nueva Carta Apostólica [Vos estis lux mundi], «Vosotros sois la luz del mundo».  Esta carta refleja el trabajo realizado en la cumbre de febrero.  Es a esta carta a la que nosotros obispos prestamos gran atención cuando discutimos y modificamos las Directivas.

La Carta para la Protección de Niños y Jóvenes, establecida en 2002 por los obispos estadounidenses, ha demostrado ser posiblemente el conjunto más completo y efectivo de directivas para la denuncia e investigación de acusaciones de abuso sexual de menores por parte de sacerdotes y diáconos.  Sin embargo, en esa carta faltaban protocolos para manejar las mismas acusaciones e investigaciones de los obispos. Nos hemos encargado de ello.

La carta papal establece un proceso obligatorio — no voluntario — para que la Iglesia investigue las quejas contra los obispos — no sólo contra los sacerdotes y diáconos — por el abuso sexual de menores, así como los actos que involucran a adultos considerados vulnerables (incluyendo a cualquiera que haya sido coaccionado en actos sexuales a través de un abuso de poder).  Exige la presentación de informes internos de esos casos, ofrece protección a los denunciantes y prohíbe toda imposición de silencio a los denunciantes.

Es especialmente importante notar los mecanismos para denunciar la conducta sexual impropia de los obispos.  La Conferencia Episcopal establecerá un sistema nacional de informes de un tercero para la recepción de quejas.  Los informes recibidos serán enviados al Arzobispo Metropolitano de la provincia donde vive el acusado. Para la Provincia de Denver es el Arzobispo Aquila.

El Metropolitano hará todos los informes necesarios para la aplicación de la ley, y llevará a cabo una investigación preliminar con la ayuda de expertos laicos calificados.  Si se determina que las acusaciones son creíbles, el caso será remitido a la Santa Sede.  En el caso de los sacerdotes y diáconos acusados, la investigación y el juicio subsiguiente se hace en la diócesis.  En el caso de un obispo, la disposición final debe, por ley, ser hecha por el Papa.  Este sistema de presentación de informes no estará plenamente operativo hasta dentro de unos meses.  Mientras tanto, cualquier persona es libre de denunciar cualquier conducta sexual impropia de un obispo directamente al Arzobispo Metropolitano o al Nuncio Apostólico en Washington, D.C., o a la Santa Sede.  En todos los casos, se seguirán siempre las disposiciones del Código de Derecho Canónico.

Aunque este proceso podría resultar en acusaciones falsas, los obispos estábamos dispuestos a aprovechar esa oportunidad para identificar quejas legítimas.  Este proceso puede ser doloroso, especialmente para los acusados falsamente, pero los obispos no podemos estar por encima del sistema.  Estar abierto a una investigación justa de las acusaciones creará confianza para los exonerados.

Por muy importantes que sean estos mecanismos, el único medio verdaderamente eficaz para poner fin al abuso sexual de menores y adultos vulnerables es que todo el clero acepte las enseñanzas de la Iglesia sobre el celibato y la castidad y los medios para vivirlas plenamente.  Sólo así la santa Iglesia de Dios será auténticamente santa.

Por favor, continúen orando por todos los diáconos, sacerdotes y obispos, para que nunca nos alejemos de la santidad de vida a la que nos comprometimos cuando fuimos ordenados.

(Traducido por Luis Baudry-Simón.)


About Disqus Comments

Our Disqus commenting system requires Internet Explorer 8 or newer. Also works with Firefox, Safari, Chrome, and Opera.

An account with Disqus is not required if you post as a guest, but a name and Email address must be entered in the appropriate boxes. These DO NOT have to be your actual name and email address.

  1. Click the "Start the Discusson" field
  2. Click the "Name" field and enter it.
  3. Check the "I'd rather post as a guest" box.
  4. Click the Email field and enter it.

Comments may not show immediately. Moderator reserves the right to remove offensive or irrelevant posts.


comments powered by Disqus