X
GO

HERALD ARTICLES
EL BÁCULO DEL OBISPO: El ‘ambos/y’ católico sobre la inmigración
Bishop James R. Golka

EL BÁCULO DEL OBISPO: El ‘ambos/y’ católico sobre la inmigración

By Bishop James R. Golka

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

“¿Acaso yo soy el guardián de mi hermano?” Hay una tentación de responder a esta pregunta de Caín después de que mató a su hermano Abel con un “no”.  Responder “no” a esa pregunta sería una comprensión errónea de este pasaje en Génesis.

Las parábolas de Cristo, su mismo sacrificio en la cruz por nosotros, nos recuerdan que la respuesta a esta pregunta es “sí”.  Nuestro primer deber, el “mayor y primer mandamiento”, es amar a Dios.  Los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas apuntan a Jesús citando Deuteronomio 6, 5 en esta prioridad.  Sin embargo, los tres Evangelios se apresuran a citar a Jesús como la expansión de este mandamiento para incluir el requisito de que amamos a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

En el Evangelio de Lucas, un erudito de la ley intenta “justificarse a sí mismo” al interrogar a Jesús con: “¿Y quién es mi prójimo?”.  Para responder, Jesús comparte la parábola del buen samaritano.  Esta historia rompió la barrera cultural de la conocida animosidad entre judíos y samaritanos.  A menudo nos encontramos con nuestro hermano, nuestro vecino, en circunstancias que pueden ser exigentes para nosotros.
Las parábolas y enseñanzas de Jesús no son historias confinadas en el pasado.  Las palabras de Jesús son relevantes y urgentes hoy.

La inmigración ha sido un tema espinoso en los Estados Unidos durante décadas, tal vez siglos.  Este tema a menudo se siente como una intersección polarizadora de la fe religiosa y el deber cívico, ambos de los cuales la Iglesia enseña son necesarios.

Jesús es específico y directo en el requisito de que cuidemos a nuestro hermano y hermana.  El capítulo 25 del Evangelio de Mateo contiene el discurso familiar de Jesús sobre el juicio de las naciones.  Es aquí donde encontramos quizás el caso más claro y convincente de que somos el guardián de nuestro hermano.  

Aquellos que alimentan a los hambrientos, dan de beber a los sedientos, dan la bienvenida al extranjero, visten a los desnudos y cuidan a los enfermos y encarcelados son “bendecidos por mi Padre” y “heredarán el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo”.  

Este mensaje de esperanza y alegría está equilibrado por una advertencia para aquellos que eligen no servir a los necesitados.  Jesús hace esta dura proclamación:  “‘Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo’.  Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna”.

Los libros de esta historia son intrigantes.  Justo antes de este llamado a servir a los menos afortunados está la parábola de los talentos.  Cada uno de nosotros está equipado por Dios con alguna habilidad para servir a otros.  Más aleccionador, inmediatamente después de que Jesús predica sobre esta necesidad crítica de servir a los menos afortunados comienza la conspiración para matar a Jesús.  El llamado a servir a los menos afortunados puede ser impopular.

Estas historias bíblicas de servicio son muy reales para nuestra Nación, ya que millones de inmigrantes, seres humanos hechos a imagen y semejanza de Cristo, continúan entrando ilegalmente en nuestro país.  ¿Qué debe hacer un católico, cómo debemos pensar en este desafío?

Comenzamos con lo básico, perfectamente resumido por nuestro propio Andy Barton, presidente y CEO de Caridades Católicas de Colorado Central, y probablemente se hizo eco de los directores ejecutivos de cada organización de Caridades Católicas en todo el país:  “Si tienen frío y hambre, no les preguntamos de dónde son, solo los alimentamos”.

La cuestión es, por supuesto, más compleja.  ¿Qué hay de la seguridad y la soberanía?  ¿Qué hay de la conducta delictiva y el tráfico ilícito de drogas y seres humanos?

La posición de nuestra Iglesia en circunstancias difíciles es a menudo “ambos/y”.  Estamos llamados a alimentar a los hambrientos de una manera que honre nuestra condición de una de las naciones más ricas de la historia, y estamos llamados a respetar la soberanía de nuestra nación de una manera que respete el estado de derecho y la dignidad humana.

Cuando vemos al inmigrante ilegal, debemos ver a un ser humano.  Al mismo tiempo, es aceptable y necesario, en aras del bien común, proceder con cautela.  Algunos de los que cruzan nuestras fronteras ilegalmente tratan de causar daños.  Las historias sobre el contrabando de drogas y la trata de personas son bien conocidas y desgarradoras.

Los desafíos son inmensos, pero el Catecismo de la Iglesia Católica articula claramente los dos/y de la circunstancia presente.

“Las naciones más prósperas tienen el deber de acoger, en cuanto sea posible, al extranjero que busca la seguridad y los medios de vida que no puede encontrar en su país de origen” (CIC 2241).  Somos el guardián de nuestro hermano.

“Las autoridades civiles, atendiendo al bien común de aquellos que tienen a su cargo, pueden subordinar el ejercicio del derecho de inmigración a diversas condiciones jurídicas, especialmente en lo que concierne a los deberes de los emigrantes respecto al país de adopción” (CCC 2241).

La Iglesia, a través de nuestro Catecismo, articula esto tanto/como del bien común de cuidar a nuestro hermano y respetar las leyes de nuestra Nación.  En el próximo número, aprenderemos más sobre el bien común y cómo los dedicados miembros de Caridades Católicas aquí en el centro de Colorado y en todo el país buscan honrar este “ambos/y”.  Mientras tanto, los invito a orar por nuestra Iglesia y Nación.  También les pido que oren por la situación política y social en el país de origen para los inmigrantes que vienen a nuestro país en busca de una vida mejor.  Que Dios traiga justicia y paz a estos países para que todos los seres humanos puedan encontrar una “vida mejor” en su país de origen.
 

(Traducido por Luis Baudry-Simón)
 

Previous Article BLESSINGS IN BLOOM: Container Gardening
Next Article THE BISHOP'S CROZIER: The Catholic ‘Both/And’ of Immigration
Print
29 Rate this article:
No rating

Bishop James R. GolkaBishop James R. Golka

Other posts by Bishop James R. Golka
Contact author
Please login or register to post comments.

Contact author

x
HERALD HEADLINES

HERALD HEADLINES

  • All
  • Current issue
  • 40th Anniversary of the Diocese
  • Arts & Culture
  • Puzzle Answers
  • Diocesan News
  • Diocesan Schools
  • Deanery Briefs
  • Parish News
  • Bishop's Corner
  • The Bishop's Crozier
  • El Báculo del Obispo
  • Book Reviews
  • Español
  • Eucharistic Revival
  • Obituaries
  • Opinion
  • Commentary
  • Letters to the Editor
  • Editorials
  • Marriage and Family
  • Religious Freedom
  • Respect Life
  • US/World News
  • Vocations
More
    Linda Oppelt

    Art exhibit will feature works by SMHS students

    COLORADO SPRINGS. St. Gabriel the Archangel Parish is hosting an art exhibit April 13 - May 16 titled “St. Mary’s High School: Eucharist Show.” The exhibit consists of 14 students’ perspectives on the Eucharist for...

    No content

    A problem occurred while loading content.

    Previous Next