X
GO

HERALD ARTICLES
EL BÁCULO DEL OBISPO: La ‘inversión’ en educación católica

EL BÁCULO DEL OBISPO: La ‘inversión’ en educación católica

By Bishop James R. Golka

"Y quien reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe” (Mateo 18, 6)

Al contemplar los rostros sonrientes de todos los graduados de las escuelas católicas que aparecen en este número, espero que se unan a mí en una oración de acción de gracias por los padres de esos graduados.  Esos padres prefirieron el sacrificio a la comodidad; prefirieron el futuro de sus hijos a su propio presente.

Cuando los padres ven a sus hijos graduarse en una escuela católica, las expresiones de sus rostros suelen ser una mezcla de alegría y alivio.  La alegría quizá se deba a que sus hijos han llegado “al final del principio” en esta fase de su viaje.  El alivio se debe quizás a que, por un momento, el sacrificio material es completo.

A menudo utilizamos esa palabra “sacrificio” debido al verdadero sacrificio económico que hacen los padres y abuelos para proporcionar una educación católica a sus hijos y nietos.  Cada vez oigo a más padres, profesores, clérigos e incluso alumnos utilizar un mundo diferente:  “inversión”.

Esta palabra puede hacernos dudar, ya que puede parecer que estamos cambiando una palabra con un profundo significado cristiano, sacrificio, por una palabra con un profundo significado mundano, inversión.  Sin embargo, “inversión” es una palabra totalmente apropiada para el debate sobre la educación católica.

¿Hay alguna “inversión” más adecuada que la inversión en la fe de nuestros jóvenes?  Esa inversión en la fe tiene ramificaciones eternas para esos jóvenes, pero también tiene ramificaciones importantes para el futuro de la Iglesia.  Nuestra fe no puede reducirse a un conjunto de fríos datos estadísticos, pero los hechos son aleccionadores y convincentes.

He aquí una estadística aleccionadora:  Algunos datos recientes sugieren que hasta la mitad de los graduados de nuestras escuelas católicas ya no practican su fe católica.  Podemos, y debemos, hacerlo mejor por ellos.  Sin embargo, a esos datos aleccionadores se añade esta estadística contundente:  Esos mismos estudios sugieren que menos del cinco por ciento de los niños que asisten a escuelas públicas conservarán su fe católica en la edad adulta.  Menos de uno de cada 20.

Por supuesto, todos conocemos a un alumno que fue a la escuela pública y es un ejemplo perfecto de la fe católica.  Y todos conocemos a un estudiante que fue a la escuela católica y se alejó.  Pero los hechos son los hechos.  Y esos datos nos dicen que nuestras escuelas católicas son más importantes que nunca.

Para los que aún no estemos convencidos, merece la pena reflexionar sobre un elemento crucial de nuestra Fe, los sacramentos.  El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: “Durante este tiempo de la Iglesia, Cristo vive y actúa en su Iglesia y con ella ya de una manera nueva, la propia de este tiempo nuevo.  Actúa por los sacramentos . . .” (CIC 1076).  En otras palabras, si queremos acceder de manera real a la actividad de Cristo “durante este tiempo de la Iglesia”, necesitamos los sacramentos.

Como pueblo católico, nuestro acceso a los sacramentos es principal y predominantemente a través de nuestros sacerdotes y de su cooperación con Cristo.

¿Qué tiene esto que ver con nuestras escuelas católicas?  Alrededor del veinte por ciento de la población de Estados Unidos es católica, sólo el 3% de los niños de Estados Unidos se educan en escuelas católicas, pero las escuelas católicas de todo el país producen aproximadamente el 50% de los sacerdotes de Estados Unidos. No es un salto decir que si queremos los sacramentos, entonces queremos escuelas católicas.

Esto no quiere decir que no haya muchos buenos profesores, administradores, estudiantes y padres implicados en nuestras escuelas públicas.  Hay gente buena en todas partes, pero las escuelas públicas de hoy no son las escuelas públicas de hace 50 o 40 o incluso 10 años.

A menudo oímos a profesores y administradores fieles de escuelas públicas decir que tienen las manos atadas a la hora de llevar su fe, o incluso su sentido común, a las aulas.  Nuestra cultura debe hacerlo mejor, pero hasta que lo haga, tenemos escuelas católicas.

Vuelvan a mirar las caras sonrientes de los graduados de nuestras escuelas católicas.  Son los rostros de los niños en los que sus padres invirtieron.  Esa inversión aportará probablemente ventajas académicas y materiales a esos niños, y sin duda les proporcionará ventajas mentales, emocionales y espirituales.  Y lo que es más importante, esa inversión, ese sacrificio, prepara el terreno para un “retorno de la inversión” infinito y eterno

A menudo oímos a los padres decir que no pueden permitirse invertir en una educación católica para sus hijos.  En realidad, no podemos permitirnos no invertir en la educación católica.  Por el bien de nuestra Iglesia, por el bien de nuestros hijos y por nuestro propio bien.

Si aún no lo ha hecho, diríjase a una de las numerosas escuelas primarias católicas y a nuestras dos escuelas secundarias católicas.  Escuche de primera mano cómo la inversión en educación católica puede tener un impacto infinito y eterno en los jóvenes, en nuestra Iglesia y en usted.

 (Traducido por Luis Baudry-Simón.)

Previous Article THE BISHOP'S CROZIER: The Catholic Education ‘Investment’
Next Article Andrew Rossi named headmaster of Our Lady of Walsingham
Print
69 Rate this article:
No rating

Bishop James R. GolkaBishop James R. Golka

Other posts by Bishop James R. Golka
Contact author
Please login or register to post comments.

Contact author

x
HERALD HEADLINES

HERALD HEADLINES

  • All
  • Current issue
  • 40th Anniversary of the Diocese
  • Arts & Culture
  • Puzzle Answers
  • Diocesan News
  • Diocesan Schools
  • Deanery Briefs
  • Parish News
  • Bishop's Corner
  • The Bishop's Crozier
  • El Báculo del Obispo
  • Book Reviews
  • Español
  • Eucharistic Revival
  • Obituaries
  • Opinion
  • Commentary
  • Letters to the Editor
  • Editorials
  • Marriage and Family
  • Religious Freedom
  • Respect Life
  • US/World News
  • Vocations
More