X
GO

HERALD ARTICLES
EL BÁCULO DEL OBISPO: Fe e incredulidad

EL BÁCULO DEL OBISPO: Fe e incredulidad

By Bishop James R. Golka

"Creo, ayúdame porque tengo poca fe” (Marcos 9, 24).

En el Báculo del Obispo de la edición del Heraldo del 15 de marzo, se planteó la pregunta que se lleva haciendo desde hace 2.000 años, una pregunta que hizo el propio Jesús: “¿Crees esto?”.

El “esto” es Jesús, es la Pascua, es la esperanza misma.  En este Tiempo Pascual, ¿creemos que Jesucristo vino a morir por nuestros pecados y resucitó para darnos esperanza?

Esta pregunta de “¿crees?” es fácil de hacer, pero puede ser difícil de responder.  Al reflexionar sobre esta cuestión, pienso en el mural de la Transfiguración que pintó Rafael y que cuelga en el Museo Vaticano. (Esta imagen también cuelga en la iglesia en la que me bautizaron: la catedral de Grand Island, Nebraska.)

Tres evangelistas (Mateo 17, Lucas 9, Marcos 9) y San Pedro (2 Pedro 1) comparten el relato de la Transfiguración de Jesús. Es el relato de Marcos sobre la Transfiguración el que llama la atención de manera singular sobre la cuestión del creer.

Esta parte del Evangelio de Marcos es una montaña rusa de emociones.  Pedro acaba de declarar que Jesús es el Cristo. A continuación, Jesús predice su pasión y muerte.  Jesús entonces nos desafía a negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz, y seguirlo.

El siguiente acontecimiento que relata Marcos es que Jesús sube a un monte alto y se transfigura, una magnífica prefiguración de su cuerpo resucitado, y de nuestros cuerpos resucitados.  Esta gloriosa Transfiguración contrasta con la reciente predicción de su sufrimiento y muerte.

¿Y después?  En el famoso cuadro de Rafael (y otros) de la Transfiguración también se representa lo que ocurrió cuando Jesús bajó de la montaña.

Una multitud saluda a Jesús, y de esta multitud sale un padre cuyo hijo está poseído por un espíritu mudo.  El padre le dice a Jesús: “Si puedes hacer algo, ten piedad de nosotros y ayúdanos” (Marcos 9, 22).  Jesús responde: “¡Si puedes . . . ! Todo es posible para el que cree” (Marcos 9, 23).

¿Qué responde este padre sufriente?  “Creo, ayúdame porque tengo poca fe” (Marcos 9, 24).  ¿Cuántas veces respondemos así cuando Jesús nos dice “Todo es posible para el que cree”?

Volvamos la vista atrás, hace apenas dos semanas, al segundo domingo de Pascua, celebración de la Divina Misericordia.  Cada año, el Evangelio del Domingo de la Divina Misericordia procede del capítulo 20 de Juan.  Una parte sorprendente de este Evangelio es la historia de Tomás el “incrédulo”.

Recuerda, Tomás es uno de los apóstoles.  Él caminó con Jesús.  Conoció a Jesús personalmente.  Oyó a Jesús hablar de la muerte y resurrección venideras.  Y sin embargo, Juan registra estas inquietantes palabras de Tomás “Si no veo la marca de los clavos en sus manos . . . no lo creeré”. (Juan 20, 25).

Esta incredulidad de Tomás el “incrédulo” es increíblemente decepcionante, pero esta escena merece una reflexión más profunda.  Sí, oyó hablar a Jesús; y sí, caminó con él; pero también vio a Jesús torturado y asesinado; y, no estuvo presente la primera vez que Jesús resucitado se apareció al resto de los apóstoles.

¿Cómo responderíamos, cómo respondemos, cuando estamos en el lugar de Tomás, cuando “no queremos creer” porque Dios no se nos ha mostrado?

Si deseamos responder con fe, primero debemos darnos cuenta de que la fe no es algo que hagamos únicamente por nuestra cuenta.  El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice que la fe es “a la vez un don de Dios y un acto humano . . .”. Dios invita, nosotros respondemos.  Es una “virtud dada por Dios como una gracia, y una obligación”.

Estas palabras “regalo” y “dado” son importantes.  La fe la da Dios gratuitamente.  No nos lo ganamos, ni lo merecemos, ni lo merecemos.

Pero aquí hay otra palabra, “obligación”.  ¿Cuál es nuestra obligación?  Nuestra obligación es simplemente ésta:  aceptar este don, aceptar la gracia que nos da la fuerza para creer en Dios.  Es algo muy sencillo, pero a menudo no es fácil.

Por último, ¿qué nos ayudará a crecer en la fe?

Primero, empezamos poco a poco.  Pedimos a Dios la gracia de creer.  Clamamos a Jesús como clamó el padre que sufría: “Creo, ayúdame porque tengo poca fe”.  Pedimos a nuestros amigos que recen para que podamos recibir esta gracia.  Pedimos gracia en los momentos en que necesitamos fe.  No demores esa oración, reza inmediatamente con las palabras que tengas. Y entonces, confiamos.

Pregúntate qué puede ocurrir si nos abandonamos a esa confianza.  Piensa en lo que les ocurrió a los dos personajes bíblicos mencionados aquí que lucharon contra su incredulidad.  ¿El padre cuyo hijo necesitaba sanación?  ¡Su hijo fue sanado!

¿Qué hay de Tomás el “incrédulo”?  Cuando se encuentra con Jesús resucitado, pronuncia lo que se ha convertido en una de las expresiones de fe más bellas y sencillas:  “¡Señor mío y Dios mío!” (Juan 20, 28).

Y entonces . . . La tradición de la Iglesia sugiere que la fe de Tomás le llevó más lejos que la de cualquiera de los apóstoles; hasta la India, posiblemente hasta China.  Al final, su fe fue tan fuerte que su martirio le valió la vida eterna con Jesús.

“Todo es posible para el que cree”.

(Traducido por Luis Baudry-Simón.)

Previous Article 04-19-2024 PUZZLE ANSWERS
Next Article THE BISHOP'S CROZIER: Belief and Unbelief
Print
25 Rate this article:
No rating

Bishop James R. GolkaBishop James R. Golka

Other posts by Bishop James R. Golka
Contact author
Please login or register to post comments.

Contact author

x
HERALD HEADLINES

HERALD HEADLINES

  • All
  • Current issue
  • 40th Anniversary of the Diocese
  • Arts & Culture
  • Puzzle Answers
  • Diocesan News
  • Diocesan Schools
  • Deanery Briefs
  • Parish News
  • Bishop's Corner
  • The Bishop's Crozier
  • El Báculo del Obispo
  • Book Reviews
  • Español
  • Eucharistic Revival
  • Obituaries
  • Opinion
  • Commentary
  • Letters to the Editor
  • Editorials
  • Marriage and Family
  • Religious Freedom
  • Respect Life
  • US/World News
  • Vocations
More
    FEATURED MOVIE REVIEW: Wildcat 0 Arts & Culture
    John Mulderig

    FEATURED MOVIE REVIEW: Wildcat

    NEW YORK. A blending of historical facts and Southern gothic fiction proves unstable in the biographical and literary drama “Wildcat” (Unrated, Oscilloscope). As a result, director and co-writer Ethan Hawke achieves only mixed results...

    No content

    A problem occurred while loading content.

    Previous Next